La rutina habitual es realizar una biopsia para ver ciertas mutaciones, una prueba invasiva, molesta y no exenta de riesgos.

La biopsia líquida permite acercar la medicina a las características de cada paciente

Hace unos años parecía sólo un sueño, un deseo más cercano al laboratorio que a la cama de los pacientes. Sin embargo, poco a poco, la llamada biopsia líquida va ofreciendo resultados tangibles y todo indica que este análisis de sangre para evaluar sobre la marcha la progresión del cáncer será un aliado más de los oncólogos en pocos años.

El último peldaño en la ascensión de esta técnica se acaba de publicar en las páginas de la revista Science Traslational Medicine y demuestra que también podría ayudar a los pacientes con cáncer de próstata.

Mediante un simple análisis de sangre, la biopsia líquida busca fragmentos de ADN de células tumorales que han ido a parar al torrente sanguíneo, desprendidos desde el tumor original. Hasta ahora, se ha demostrado con éxito que puede emplearse en pacientes con cáncer de pulmón y de colon, incluso de mama (aunque de manera más experimental). Con los nuevos resultados obtenidos por científicos británicos e italianos, el cáncer de próstata se suma también a esta lista.

Fuente: El Mundo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.