Los repelentes de insectos son compuestos químicos que, aplicados por vía tópica, interfieren con los insectos e impiden que estos se fijen en la piel para realizar su picadura.

Los principios activos más conocidos y utilizados como repelentes son:

  • El DEET (N,N-Dietil-meta-toluamida) es un repelente más ampliamente utilizado por la población mundial.
  • Otros repelentes de uso tópico y eficacia probada, aunque con menor conocimiento científico, son los que llevan IR-3535, piretrina, citridiol y citronela.
  • Cabe mencionar que los dispositivos electrónicos que emiten sonidos agudos y las pulseras impregnadas de repelentes no han demostrado ninguna eficacia científica y, por lo tanto, no deberían utilizarse.
  • En lugares con gran concentración de insectos se puede rociar la ropa con insecticidas que lleven permetrina, además de utilizar otros repelentes en las zonas descubiertas.

¿UTILIZACIÓN EN NIÑOS?

La mayoría de los repelentes se pueden utilizar en niños. No obstante, no se recomienda utilizar DEET en los menores de dos meses y debe evitarse en niños menores de dos años.

¿ES POSIBLE SU USO PARA LAS EMBARAZADAS Y LAS MADRES LACTANTES?

Sí. Las sociedades de protección ambiental no establecen ninguna precaución especial para utilizar repelentes en embarazadas o durante el amamantamiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.