Una mujer estuvo casi un año esperando una colonoscopia, tras visitarse más de 10 veces por profesionales sanitarios

La Audiencia de Barcelona ha estimado el recurso presentado por los familiares de R.V.M, de 81 años cuando falleció en 2012, contra la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 7 de Barcelona que rechazaba que hubiese alguna negligencia en la atención a la mujer. De esta forma, los magistrados consideran que hubo mala praxis médica del Institut Català de la Salut (ICS) y condenan a la aseguradora que representa a este organismo a indemnizar con 25.000 euros al hijo de la fallecida, quien reclamó que su madre estuvo más de nueve meses pendiente de diagnosticar la causa de malestar abdominal y anal y dolor punzante a la deposición.

La sentencia indica que en junio de 2011 la paciente, que sufría una enfermedad crónica, consultó a su médico de cabecera por malestar abdominal, anal y dolor anal punzante a la deposición, y le diagnosticaron como hemorroides internas. Como el dolor no mitigaba y además sufría pérdidas de sangre, la mujer volvió un mes después al médico que pidió un análisis y una colonoscopia, que fue programada por servicio del ICS como ordinaria para abril de 2012.

En septiembre de 2011, la paciente sufrió un empeoramiento de su salud por lo que volvió al médico que prescribió laxante y analgésicos. Semanas más tarde la mujer recibió asistencia sanitaria en su domicilio que constató una zona indurada y dolorosa de más de dos centímetros en el recto, además de pérdida de peso, sensación de ocupación anal e importante aumento de estreñimiento. Fue remitida con urgencia al servicio de cirugía general y de aparato digestivo, aunque se la diagnosticó de hemorragias no complicadas, limitándose a prescribir dieta y más laxante, y se la remitió a su domicilio con molestias.

Como los dolores aumentaban la mujer realizó más de 10 visitas en los servicios de urgencias del Hospital del Vall d’Hebrón y del ambulatorio, aunque en todas se la remitía a un control del médico a la espera de la colonoscopia programada para el mes de abril, la cual no consiguió que se le adelantara, según informa el Defensor del Paciente, la entidad que ha representado legalmente a la familia. A principios de 2012, la paciente quedó ingresada en el hospital tras sufrir fuertes dolores y como los médicos sospecharon que su estado podía deberse a una infección, se realizó un TAC de abdomen, que constató que la paciente presentaba una neoplasia de recto, ya con múltiples metástasis hepáticas. El diagnóstico se hizo en el mes de abril, sin posibilidad de tratamiento alguno, más que el paliativo, falleciendo el 13 de mayo de 2012.

Los magistrados califican como «carente de cualquier justificación, la programación a nueve meses vista de una colonoscopia» así como «la decisión de mantener la fecha programada pese a los continuos requerimientos de asistencia de la paciente que motivaron reiteradas visitas al CAP, en domicilio y tres en el servicio de urgencias de Vall d’Hebron». La sentencia también considera como «rutinaria y descuidada» la atención prestada a R.V.M. por el servicio sanitariopúblico cuando a pesar del tratamiento instaurado, los síntomas no solo no remitieron, sino que se agravaron.

GERMÁN GONZÁLEZ

Fuente: El Mundo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.