No es un teatro cualquiera es un teatro de la salud a través del cual niños de educación infantil y primaria aprenden hábitos saludables. Cascañín y Dulce-Lea se desplazan frecuentemente a los centros de salud Campo de la Paloma y Ángela Uriarte de la Dirección Asistencial Sureste de Madrid. Su misión: conseguir instaurar desde la infancia estilos de vida saludables. “Empezamos a pensar en qué hacer para educar a los niños en salud, y creíamos que siempre se hacía lo mismo, la lección magistral, y era aburrido, por tanto decidimos hacer algo divertido: el teatro”, explica Concha Párraga, enfermera del Centro de Salud Campo de la Paloma y una de las encargadas de poner la idea en marcha.

Tras el éxito de otros años, la iniciativa, llevada a cabo por la enfermería, ha puesto en marcha la 9ª edición del “Teatro de la Salud”. “Primero hacemos un pequeño teatro donde las marionetas cuentan una historia relacionado con el tema que vamos a tratar, por ejemplo: higiene dental. Y después hacemos la técnica con los chavales para que aprendan el hábito”, relata Párraga.

Diversos temas

Los temas abarcan distintos aspectos de promoción de la salud adaptados a la población infantil: el desayuno saludable, la higiene dental, el consumo de frutas y verduras, las vacunas, seguridad vial o higiene de manos. Además, se ha incorporado la enseñanza sobre maniobras básica de Reanimación Cardiopulmonar. “Los chavales aprenden, se integran y lo viven de una manera muy activa”, puntualiza Párraga. Y es que tras su experiencia en los centros de salud, las enfermeras son conscientes de que la promoción de la salud en la infancia es uno de los pilares más importantes en materia de salud para el futuro; y el juego es la mejor herramienta para promocionar estos hábitos saludables.

“Los niños desde muy pequeños empiezan a valorar la alimentación. Empezamos a instaurarlo en el colegio con la alimentación proponiendo un día en el que solamente se desayuna fruta, y a continuación vino la higiene: tanto la dental como la de manos, porque lavarse las manos es un ritual. Es un protocolo y si los niños lo aprenden desde pequeños lo convierten en unos hábitos normales”, comenta Paloma Vara, directora del Colegio Santa María de los Pinos en Madrid.

Confianza

Las enfermeras se desplazan a los colegios de la zona para representar este “Teatro de la Salud” a los niños de Educación Infantil y Primaria, de 3 a 12 años, adaptando los contenidos de los mensajes. “La relación de confianza que se genera entre la enfermera y los alumnos es clave porque antes de conocerlas, los niños iban a la consulta de enfermería con miedo y ahora que las conocen van más contentos y se sienten como en casa, puntualiza Vara.

ALICIA ALMENDROS

Fuente: Diario del enfermero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.