Diario del Enfermero.-GEMA ROMERO.- Los nervios y la euforia que son habituales cada mes de abril con la adjudicación de las plazas para la formación de las especialidades de enfermería, este año se han mezclado con el deseo de reivindicación  de los futuros nuevos residentes. Bajo el hashtag #ReconocimientoEIR cientos de enfermeros quieren visibilizar la problemática que subyace en la especialización de enfermería, donde no hay vinculación de la especialidad al puesto de trabajo. Por eso han acudido al acto de asignación de plazas ataviados con camisetas blancas en las que podía leerse: “#ReconocimientoEIR, por unos cuidados especializados”. Tras el acto se han ido concentrando a las puertas del Ministerio, en diversas oleadas. Concentraciones que quieren repetir esta tarde y mañana por la mañana, en los dos turnos pendientes para elegir plaza.

“Para haberse fraguado todo en apenas un par de semanas, a través de las redes sociales, estamos muy contentos con el resultado”, explica Raúl Sevilla, enfermero miembro del movimiento. “Las concentraciones han tenido que ser por oleadas, pues no todo el mundo sale a la vez, y además, están con las familias, hay muchos nervios, mucha emoción, pero aún así hemos podido ir haciendo contactos y ver cómo queremos continuar a partir de ahora”, explica Sevilla a DiarioEnfermero.es.

“Hasta la número uno del EIR se ha puesto la camiseta, hemos podido implicar a algunos medios para lograr más difusión, pero no queremos que se quede sólo en esto. Ya hemos hablado de crear un foro para tratar distintos temas, y para empezar a reunirnos con distintas asociaciones de especialistas”, comenta este enfermero que va a cursar enfermería familiar y comunitaria en el hospital de Getafe (Madrid).

Cuidados especializados

Este proyecto se plantea como objetivo principal visibilizar la figura de la enfermera especialista y mejorar la asistencia sanitaria, garantizando una prestación de cuidados acorde con la evidencia científica y las competencias que las enfermeras y enfermeros han adquirido a lo largo de su formación en las seis áreas actualmente reconocidas: Enfermería Familiar y Comunitaria; Enfermería Geriátrica; Enfermería Obstétrico-Ginecológica; Enfermería Pediátrica; Enfermería de Salud Mental, y Enfermería del Trabajo.

La formación de cada uno de los 994 especialistas de enfermería que eligen plaza entre hoy y mañana cuesta 50.000€ por cada uno, y sin embargo, en la mayoría de las ocasiones se ven abocados a la cola del paro, o a ejercer en cualquier otro ámbito. “No es normal que a un enfermero recién salido de la carrera lo metan a una UCI Pediátrica teniendo especialistas en Pediatría”, añade Raúl Sevilla.  Por tanto, el proceso de formación y la posterior situación profesional de las enfermeras especialistas requiere un apoyo institucional para mejorar y adaptarse a las necesidades reales de la población que demanda unos cuidados cada vez más especializados para mejorar su salud, bienestar y calidad de vida.

Además, Sevilla considera que “después de haber invertido tanto en darnos esta formación, las Comunidades Autónomas deberían ir tratando las diferentes categorías y promover nuestro reconocimiento económico. Porque de todas las plazas especializadas que hay somos los que menos cobramos…”, sostiene.

Manifiesto

La puesta en marcha de la totalidad de estas especialidades no sólo beneficia a la profesión, “es necesaria para la sociedad”. Por ello desde el movimiento #ReconocimientoEIR solicitan y se comprometen a colaborar con las administraciones para trabajar en la mejora de los aspectos que consideran prioritarios para la correcta formación y reconocimiento de la figura de enfermero especialista en el Sistema Nacional de Salud.

Durante estos dos días, los enfermeros están distribuyendo el siguiente manifiesto en el que exponen su declaración de intenciones:

  1. Impulsar la delimitación de puestos de trabajo de enfermeras especialistas y la implantación en todas las Comunidades Autónomas de bolsas de trabajo específicas para cada una de las especialidades enfermeras reconocidas actualmente, así como a promover su reconocimiento económico. De este modo se garantizará que los especialistas accedan preferentemente a puestos de trabajo con el perfil idóneo en cada ámbito particular del ejercicio profesional.
  2. Equiparar las condiciones formativas y laborales, entre las diferentes unidades docentes, durante el periodo de residencia garantizando la equidad académica y económica del EIR
  3. Aumentar el número de plazas EIR. Trabajar para equiparar el número de ofertadas al de plazas acreditadas.
  4. Acreditar el periodo de residencia como tiempo trabajado en las bolsas de trabajo generales y específicas pertenecientes a aquellas CCAA en las que actualmente no se contemple.
  5. Acelerar el proceso de implantación de la especialidad de Enfermería de Cuidados Médico-Quirúrgicos. Explorar la necesidad de iniciar el desarrollo de nuevas especialidades.
  6. Reconocer la categoría A1 dentro de la clasificación “profesional funcionario de carrera” a los graduados en Enfermería y enfermeros especialistas equiparándose al resto de graduados sanitarios. Actualmente la clasificación permanece obsoleta a pesar de la modificación del plan de estudios y de la inclusión de la Enfermería al plan de Grado.
  7. Garantizar que la tutorización durante el periodo de residencia estará a cargo de enfermeras y enfermeros especialistas capaces de acreditar sus aptitudes y actitudes respecto a las dimensiones asistencial, docente, gestora e investigadora de la profesión.
  8. Promover, mediante ayudas institucionales y económicas, la labor investigadora y formativa del personal de enfermería de una manera más activa para fomentar y potenciar el desarrollo de la ciencia enfermera con el consiguiente beneficio de la salud y bienestar de la población.

Fuente: Diario del Enfermero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.