Motivar para la salud, crear hábitos saludables y dar información de cómo enfrentarse al día a día es el objetivo de los talleres que realizan niños y adolescentes en el Hospital La Mancha Centro de Alcázar de San Juan en Ciudad Real. “Los profesionales del hospital, tanto enfermeros como fisioterapeutas, les hablan sobre alergias, higiene de manos, sobre cómo cuidar la espalda… y hay un taller de cómo decir NO centrado en las drogodependencias y las sustancias de abuso”, explica Estela Morales, supervisora del Área Pediátrica del Hospital La Mancha Centro de Alcázar de San Juan (Ciudad Real). Esta iniciativa, que fue puesta en marcha por el hospital, tiene muchos “seguidores”. Tanto es así que los centros educativos interesados aumentan cada año. El alcohol y cómo decir NO a su consumo ha sido el tema central de la ponencia en la que Diario Enfermero estuvo presente. “Hemos hablado del alcohol como primera droga de inicio, una droga legal y de fácil acceso con el botellón; y hemos trabajado con ellos de forma dinámica”, relata Manuel Castellanos, supervisor de Salud Mental del hospital. La forma de trabajar con estos pequeños es diferente a lo que puede ser una charla aburrida, “hacemos preguntas y un pequeño teatro en el que les mostramos cómo hacer frente a conversaciones donde los amigos les incitan a beber en fiestas o eventos”, añade. Simulación

El teatro o simulación que lleva a cabo Manuel es algo que se puede ver cada fin de semana. El escenario: una fiesta de cumpleaños y los protagonistas: un grupo de amigos que va a hacer botellón e invita a otros que no quieren, a hacerlo también, porque si no serán los aburridos del grupo. “Queremos que vean las diferentes situaciones a las que se van a tener que enfrentar y sobre todo conseguir que todo su divertimento no gire en torno al alcohol y al tabaco que son las primeras drogas de contacto”, comenta Castellanos.

Y aunque los efectos no se pueden medir, los enfermeros que participan aseguran que suelen recordar la experiencia. “Cuando nos encontramos a la gente fuera del hospital nos recuerdan o las madres nos dicen que sus hijos no hicieron botellón porque siguieron nuestras recomendaciones… Yo creo que estos talleres benefician pero es el entorno el que tiene que ayudar: familia, amigos, medios de comunicación, profesores, …”, enumera Castellanos. “Inicialmente pensamos que iba a haber alguna reticencia en venir al hospital, pero la verdad que esta iniciativa ha tenido una acogida inmensa, de hecho cada año nos demandan más talleres”, finaliza Morales.
ALICIA ALMENDROS

Fuente: Diario del Enfermero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.