EUROPA PRESS.(diario del enfermero).-Los niños que viven en un entorno ruidoso, especialmente en aquel en el que están altos los volúmenes de la televisión o de la radio, pueden tener más dificultades para aprender a hablar, según ha mostrado un estudio realizado a 106 niños de entre 22 y 33 meses por un grupo de investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison (Estados Unidos).

Para entender cómo el ruido de fondo influye en el desarrollo del lenguaje en los niños pequeños, los científicos y sus colegas hicieron tres experimentos, en cada uno de los cuales los menores escucharon frases con dos nuevas palabras, observaron los objetos de dichas palabras y mostraron a los investigadores si recordaban, o no, el nuevo vocabulario cuando eran sometidos a ruidos y voces elevadas de fondo.

De esta forma, los científicos, cuyo trabajado ha sido publicado en ‘Child Development’, comprobaron que sólo los niños que habían estado expuestos a menos ruido de fondo habían aprendido exitosamente las nuevas palabras.

De hecho, en el tercer experimento los menores escucharon dos nuevas palabras en un entorno tranquilo y, a continuación, se les enseñó su significado, además de otras dos palabras, con ruido de fondo, observándose que los niños sólo aprendieron las nuevas palabras y sus significados cuando no había ruido.

Fuente: Diario del enfermero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.