¿ESTAMOS DEFENDIENDO AL CONSEJO GENERAL? NO. LO QUE MAL COMIENZA -LO DECIMOS SIEMPRE- MAL ACABA.

Y no lo podemos defender por algo evidente: están destrozando a nuestra Profesión, pero no de ahora, sino de siempre; todo comienza en 1.987, con el R. Decreto de Especialidades, que separa Podología y, después, Fisioterapia de nuestra Profesión -porque eran dos Especialidades nuestras-. Esa deriva continúa en 2005, retorciendo, otra vez, el desarrollo de las Especialidades, previo destrozo del Plan de estudio de 1.977, de obligado cumplimiento, por imposición de la entonces Comunidad Económica Europea, que aún continúa en vigor (2.005, con absurda modificación en 2.013), sustituyéndolo por otro en 1.990, el cual, a su vez, se vuelve a retorcer por aquella Orden de Verificación de los Planes de estudio, de 2.008.

En medio, la Ley del medicamento de 1.990, que ni nos menciona, cuando somos los únicos que tenemos que aplicar esos tratamientos. Nos tratan peor con la modificación de aquella Ley del medicamento de 2.009, ratificándola en 2.015, con unos objetivos previamente determinados: 1), Registro a nivel del Consejo -por otras razones- y 2), requisitos para poder ser «acreditados», para lo que se nos prometen cursos; que «todos» se apuntan al «carro» para impartir, sin ni siquiera haberse desarrollado esa fatídica Ley del medicamento. Peor aún es que se nos dice que quienes realicen el curso tendrán acceso al nivel A1 del E.B.E.P., acceso a la «acreditación» y al título de Grado. Y es que en 2.015 se publica el R. Decreto de indicación, uso y ordenar la dispensación de medicamentos y productos sanitarios, quedando fuera a A.T.S., Diplomados (incluso a los títulos de Grado que no hubieran cursado los contenidos de esos cursos. Obviamente, IMPUGNAMOS ese R. Decreto de 2.015, obligando a su modificación, que se produce en 2.018. Y lo peor de todo es que, siete días después de la publicación de ese fatídico R. Decreto de 2.015, se publica el Acuerdo por el que se reconoce la homologación de los títulos de Diplomados con el de Grado, como no podía ser de otra manera. Aun así, se continuó con la «venta» de los dichosos cursillitos.

A partir de aquella fecha, 1.987, nos dimos cuenta que íbamos a peor; como así está sucediendo. Caso ejemplarizante de todo lo acontecido son los resultados: tenemos que ser «acreditados» para poder hacer lo mismo que se viene haciendo de toda la vida. O dicho en otros términos, desde el año 1.960.

TODOS HACIENDO ANTROPOLOGÍA PARA ACCEDER AL DOCTORADO.

¿Recuerdan? Se convino con la Universidad de Murcia para que los D.E. pudieran realizar la licenciatura en Antropología, a partir del cuarto curso: «todos licenciados», y acceso al «doctorado». «Todos doctores».

Por fin, en 2.003 aparece la LOPS, definiendo a la Profesión Enfermero, cuya redacción es el culmen de la aberración, con el término «cuidar», común o general, por contraposición a especial o técnico, que no tiene especialidad particular en su línea, cuando, sin embargo, en el R. Decreto por el que se aprueba los Estatutos del Consejo General se estableció otra definición bien distinta (ex art. 53.2, R. Decreto 1231/2001).

ASAMBLEA INFORMATIVA.

Desde luego que esta información publicada es sesgada, incompleta y absolutamente tergiversada.

¡Claro que informó! Informó desde que comenzaron sus «relaciones» con el anterior Presidente hasta su llegada al Consejo General, pasando por Satse, el Colegio de Córdoba y el Consejo Autonómico Andaluz, la Vicepresidencia del Consejo General de «enfermería» (CHE) y, por fin, cuando le pide que se hiciera cargo del CGE, porque él -el anterior Presidente- quería dimitir. Y así sucedió.

La clave está en todo lo sucedido: los negocios, para lo que se crean multitud de «sociedades» interpuestas, pagadas con fondos de los Presupuestos del Consejo General. El fondo del asunto está en esas «sociedades-empresas», creadas ad hoc para los fines denunciados. Lo que no se publica es que los hermanos González Jurado son los que gestionaban todos esos asuntos. ¡Increíble!, sí, pero cierto. Y es que a pesar del nombramiento de Pérez Raya como Presidente la gestión continuaba siendo la misma, en manos de los dos hermanos González Jurado. El detonante de las malas relaciones está justamente ahí, en que el nuevo Presidente quiere ejercer de Presidente.

En definitiva, se informó la supresión de todas esas Sociedades-empresas creadas, bajo la denominación de «grupo corporativo», que es a través de las cuales se gestionaba todo el Consejo. De ahí que aleguen ahora que nadie sabe de nada.

ESTRUCTURA DEL CONSEJO GENERAL DE ENFERMERÍA.

Todos sabemos que existe una Asamblea, un Pleno, una Comisión Permanente, un Consejo Interautonómico y una COMISIÓN EJECUTIVA. ¡Pues nada! Ahora resulta que nadie sabe nada de nada. En particular la citada Comisión Ejecutiva, que es la que debe (debería) gestionar al Consejo, dando cuenta, obviamente, a la otras Comisiones, así como a la Asamblea General.

¿Y qué cargo unipersonal es quién ordena (debe ordenar) los pagos? Clarísimo: el Presidente, «Ordenar los pagos y expedir conjuntamente con el Tesorero los libramientos para la disposición de fondos».

El problema del Colegio de Córdoba y del Consejo Autonómico Andaluz es un problema local y regional. El problema, nuestro problema, el de TODOS, es el Consejo General, todo el Pleno y las comisiones, en particular la Comisión EJECUTIVA, que tampoco sabe nada de nada. Nos informan, también, de que todo está judicializado. ¡Bien! Pero el colectivo que sostiene a ese CGE quiere resultados. Y el resultados de todo ese desaguisado va a tardar, porque son muchísimos asuntos los que están pendientes en todas las jurisdicciones, entre otros la titularidad de la Sede «alquilada» por el CGE a la entonces «Fundación Salud y Sociedad», que ha cambiado de nombres, pero no de personas, y que también está en litigio.

EN DEFINITIVA, PEDIMOS LA DIMISIÓN DEL PLENO, POR COLABORADORES NECESARIOS EN LOS DESAGUISADOS ACAECIDOS, NO TANTO POR ACCIÓN COMO POR OMISIÓN: INCUMPLIMIENTO DE SUS OBLIGACIONES.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.