Se estima que cerca de 8.000 millones de personas no tienen acceso a la atención quirúrgica

La atención quirúrgica ha aumentado a nivel global en los últimos diez años. Según la OMS la cirugía es un componente fundamental para el desarrollo de la sanidad mundial. Sin embargo, esto requiere de la coordinación de los profesionales con el apoyo de los recursos, de la infraestructura y de los equipos especializados. Una condición que no se da por igual en todos los países. Así lo han explicado en un estudio varios autores de la Universidad de Standford, publicado en el boletín oficial de la OMS.

Se calcula que en 2012 se llevaron a cabo 312,9 millones de operaciones a nivel mundial, lo que supuso un incremento del 38 por ciento desde 2004. Lo más significativo es que este aumento se produjo en países pobres. En este sentido, el 6,3 por ciento de los procedimientos quirúrgicos se realizaron en estas naciones, que representan casi el 37 por ciento de la población mundial. Esto sugiere, a juicio de los investigadores, que existen enormes diferencias en la prestación de la cirugía en todo el mundo, lo que supone una necesidad insatisfecha de atención quirúrgica y anestésica en muchos países. «Además de las diferencias en el acceso, la seguridad de la atención quirúrgica es de suma importancia, en vista del enorme y creciente volumen de las operaciones que se realizan anualmente en todo el mundo», expone Thomas Weiser, profesor asistente de cirugía en la Universidad de Stanford Medical Centre.

Además, la información viene sesgada, ya que los investigadores han detectado la escasez de datos estandarizados y accesibles que existen sobre cirugía. Sólo 66 de los 194 Estados Miembros de la OMS cuentan con ellos.

Las operaciones más frecuentes en los países pobres son las cesáreas, que representan el 30 por ciento de las intervenciones quirúrgicas. «Esto supone que a otras necesidades quirúrgicas como lesiones traumáticas o el tratamiento contra el cáncer se les está dando una prioridad baja», explica Weiser.

Seguridad

Otro de los aspectos que resalta el estudio es la preocupación que existe por la calidad y la seguridad de la atención prestada en los países en desarrollo, donde muchas zonas no cuentan con los recursos adecuados, los profesionales no están demasiado formados y no hay infraestructuras adecuadas.

En mayo de 2015, la Asamblea Mundial de la Salud aprobó por unanimidad fortalecer la asistencia quirúrgica como un componente más de la cobertura universal, pidiendo a los países aunar esfuerzos en este sentido. Sin embargo, según otro estudio publicado en Lancet Global Health de estos mismos autores señala que nada se ha hecho por cambiar esta situación. Los expertos continúan evidenciando variabilidad en los resultados, y la falta de acceso a la cirugía a nivel mundial está abriendo aún más la brecha. Del mismo modo, la mella que ha supuesto la crisis económica para la financiación de estas operaciones no ha ayudado demasiado. Los expertos han encontrado altas tasas de mortalidad en los pacientes sometidos a tres procedimientos comunes como la cesárea, apendicectomía y hernias, en países de bajos y medianos ingresos.

Con todo, se estima que entre 4.000 y 8.000 millones de personas no tienen acceso a una atención quirúrgica segura y esta cifra podría aumentar hasta 5.000 millones estas estimaciones si se vuelven a aplicar «supuestos restrictivos» (ver mapa).En este contexto, los expertos advierten de la necesidad de invertir en recursos humanos para ayudar a construir una red quirúrgica eficaz en todo el mundo. «No hay suficientes proveedores», indica Weiser, al tiempo que indica que tampoco ayuda la fuga de cerebros que se está dando en los sistemas sanitarios, ya que «los médicos capacitados dejan sus países de origen para ejercer en otras partes».

CARMEN M. LÓPEZ / MADRID

@GacetaMedicaCom

Fuente: Gaceta Médica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.