Ley 10/2013, de 24 de julio, por la que se incorporan al ordenamiento jurídico español las Directivas 2010/84/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de diciembre de 2010, sobre farmacovigilancia, y 2011/62/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 8 dejunio de 2011, sobre prevención de la entrada de medicamentos falsificados en la cadena de suministro legal, y se modifica la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios.

Esta Ley ha vuelto a desconocer lo que la Unión Europea llama RECETA, que es el documento definido en todos los países de nuestro entorno, así como que no ha tenido en cuenta quienes son las Profesiones Sanitarias que pueden utilizar ese documento. Se ha perdido la oportunidad de armonizar la regulación Europea. España ha preferido “OBVIAR” el nombre de ese documento RECETA para nuestra Profesión, manteniéndose en sus trece, retorciendo la norma.

Con esta Ley se ha modificado el contenido del párrafo segundo del artículo 77.1 de la Ley del medicamento, pero sólo para incluir a la Profesión de Fisioterapia. No se ha tocado el párrafo cuarto de este artículo 77.1, como tampoco se han modificado algunos otros apartados de ese mismo artículo, por imprescindible, ni se ha derogado el contenido de la letra c) del artículo 1º del RD 1718/2010.

Es decir, más de lo mismo. Y recordemos que se trata de una Ley, por lo que continuamos en la misma situación anterior.

A día de hoy, desconocemos qué negociaciones se han llevado a cabo entre las dos organizaciones que representan a la Profesión, el Consejo General y el SATSE, pero hemos de tener en cuenta que, en todos los casos –repetimos-, la Ley del medicamento se ha modificado, pero nada respecto a nuestra situación.

NO OBSTANTE, UNA COSA HA QUEDADO MERIDIANAMENTE CLARA: que el párrafo tercero de ese artículo 77.1 no es aplicable a la Profesión de Fisioterapia, ya que no se incluyen como indicadoras ni ordenadora de dispensación de DETERMINADOS MEDICAMENTOS SUJETOS A PRESCRIPCIÓN MÉDICA, que es a los que se refiere la Disposición adicional duodécima. Así que esperemos no se produzcan más tergiversaciones a su contenido.

OTRO FRACASO MÁS, PERO, ¡DA IGUAL!, NOS TIENEN ACOSTUMBRADOS. AHORA VAS Y SE LO EXPLICAS A LOS ENFERMEROS.

El mayor problema que hemos tenido como Profesión es que los “académicos” se han buscado la vida con aquella Licenciatura en Antropología, conseguir un título de Doctor, da igual la vía, y continuar ocupando plaza como docente. Profesionalmente seguimos igual, sancionándonos por indicar y usar un paracetamol sin prescripción médica.

El Gobierno, con su proyecto de Ley, y aprobada la misma por su Grupo Político, ha hecho caso omiso a las Sentencias de los Tribunales de Justicia de las comunidades autónomas, que han desestimado los recursos interpuesto contra los Decretos que regulan la “prescripción Enfermero”.

 ¿QUÉ DEBEMOS HACER COMO PROFESIÓN? RECUERDEN QUE LA LOPS HABLA DE LA PROFESIÓN ENFERMERO CON TÍTULO DE DIPLOMADO. ESTA LEY, LA LOPS, DESCONOCÍA DE LA EXISTENCIA DE ESE OTRO NOMBRE –PORQUE SÓLO ES ESO, UN NOMBRE- DE GRADO. Y SI PROFUNDIZAMOS UN POCO MAS, EL NOMBRE DE LA TITULACIÓN ES INDIFERENTE, PORQUE LA VIOLACIÓN A LAS DIRECTIVAS EUROPEAS ES FLAGRANTE, HASTA TAL PUNTO QUE HA SIDO EL PROPIO CONSEJO GENERAL QUIEN DEMOSTRÓ QUE, POR MÁS VIRGUERIAS QUE HAGAN LOS GOBIERNOS CON LOS PLANES DE ESTUDIO,  SE VIENE INCUMPLIENDO LAS DIRECTIVAS EUROPEAS RESPECTO DE LOS CONTENIDOS, QUE OBVIAN MATERIAS DE OBLIGADO CUMPLIMIENTO.

NO SABEMOS QUÉ MÁS NOS PUEDEN HACER PARA QUE TODO ESTO SE SOLUCIONE, PERO ALGO, ALGUNA MEDIDA HABRÁ QUE TOMAR, DE FORMA URGENTÍSIMA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.