La enfermera pedirá al Supremo que se vuelva a baremar a los que aprobaron el segundo examen

El conflicto judicial no ha terminado. La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx) que ha declarado imposible de ejecutar la sentencia del Supremo que afecta a la oposición de 2007 en la categoría de Atención Continuada, en la que 267 enfermeros obtuvieron una plaza en propiedad, no tiene el visto bueno de la opositora a la que el alto tribunal le dio la razón y, por eso, recurrirá el auto de 20 de octubre.

Su abogado, Francisco Corpas, explicó ayer que primero presentará un recurso de reposición ante el mismo TSJEx. Pero si éste no prospera, algo que espera el letrado, recurrirá en casación ante el Tribunal Supremo. No obstante, a uno y otro le pedirá lo mismo: «Que la sentencia se ejecute, porque es posible, baremando los méritos a todos los que obtuvieron un cinco en el segundo examen de ese proceso, puesto que antes de que el tribunal cambiara su criterio, y por tanto la nota de corte, era con el cinco con lo que se superaba esa fase». «Porque de este modo –agrega– se puede ejecutar la sentencia sin perjudicar a los 267 que obtuvieron entonces su plaza».

Corpas critica que el tribunal extremeño no haya dado ninguna explicación en su auto respecto a esta propuesta de ejecución de sentencia que planteó como defensa de la recurrente, «sino que se haya limitado a decir que el fallo del Supremo no se puede ejecutar», ni tampoco haya argumentado por qué fija la indemnización a su clienta en 40.000 euros. «Después de siete años de pleitos y con una sentencia en su favor del alto tribunal se la despacha con esta cantidad. Esto es una tomadura de pelo que demuestra que a la Administración le sale bien hacer lo que quiera», declaró ayer el letrado, molesto como su clienta por el fallo judicial. «Porque mi clienta es la que tiene una sentencia favorable del Supremo, porque se debe tratar por eso de ejecutar y porque, además, hay jurisprudencia sobre la propuesta de ejecución que hemos planteado y que el TSJEx no ha tenido en cuenta».

El abogado se refiere a la sentencia que ha obligado al Servicio Extremeño de Salud (SES) a volver a baremar a ocho enfermeros que llevaron su caso también a los tribunales y cuya rebaremación de los méritos les ha proporcionado ser propietarios de una plaza. Aunque hasta la fecha no han podido tomar posesión de la misma por el conflicto judicial que abarca a la oposición de Atención Continuada en su conjunto y que no se ha zanjado de forma definitiva con la sentencia del TSJEx, puesto que no es firme y será recurrida.

Largo proceso

Por lo tanto serán más de siete años los que se prolongue un proceso de oposición que arrancó el 5 de junio de 2007, mediante Resolución del SES (DOE de 20 de junio), con la convocatoria de las pruebas selectivas para el acceso a la condición de estatutario fijo, en la categoría de enfermero de atención continuada.

Con fecha 29 de octubre de 2008 se publicó la relación de aspirantes que habían superado la fase de oposición del proceso selectivo. Y contra la misma la opositora interpuso un recurso de reposición en fecha 6 de noviembre de 2008. Después de tres meses en los que solo obtuvo silencio administrativo como respuesta, acudió a la vía judicial. Presentó un contencioso el 25 de febrero de 2009 en el TSJEx, momento en el que se pide la suspensión cautelar del proceso hasta que el asunto sea dirimido por la justicia, para no dejar a la recurrente fuera del proceso de acceso a la condición de personal estatutario fijo.

Este tribunal dijo que no es competente para fallar sobre el motivo del recurso –el cambio de la nota de corte después de la realización del examen– y trasladó el expediente al Juzgado de lo Contencioso de Mérida, que a su vez mantuvo que tampoco es competente, pero resolvió la suspensión cautelar: la negó en atención a los argumentos esgrimidos por la Junta. El SES mantuvo entonces que a la recurrente, en el caso de que ganara finalmente en la vía judicial –como ocurrió con la sentencia del Supremo–, se le otorgaría la puntuación que le correspondiera legalmente y se le daría el plazo pertinente para la presentación de los méritos, «continuando por tanto los trámites previstos hasta el acceso de la actora a la condición de personal estatutario fijo si ello fuera procedente».

Este juzgado resolvió la suspensión cautelar en un auto de 2 de septiembre de 2009 y reenvió el asunto central el 26 de febrero de 2010 al TSJEx, que ya estudia el caso. Dos años después –en sentencia de fecha 8 de marzo de 2012– falla en contra de la recurrente, que presenta recurso de casación ante el Supremo el 17 de mayo de 2012. Con fecha 25 de junio de 2013, la Sala Tercera del alto tribunal dictó la sentencia que ha dado lugar a todo el incidente de ejecución que ahora se ha resuelto provisionalmente. «Porque aún resta por tramitarse el recurso de reposición que se va a interponer y, previsiblemente, el recurso de casación ante la eventual negativa que se reciba», reitera Francisco Corpas.

El Colegio de Enfermeros de Badajoz exige al Gobierno de José Antonio Monago que «se depuren responsabilidades en el ámbito interno, porque todo este caos viene motivado por una actuación incorrecta del tribunal de las pruebas». Añade que no comparte la satisfacción del Gobierno regional, afirma que el conflicto ha repercutido negativamente en todo el colectivo de enfermeros y pide prudencia respecto a las valoraciones y acciones que conlleve una sentencia que ya se sabe que será impugnada.

Diario Hoy

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.