En fechas recientes, el Juzgado de lo Contencioso-administrativo núm. 1 de Mérida ha dictado una Sentencia por la que condena al SES a seguir pagando a  un enfermero de Badajoz las mismas retribuciones que venía percibiendo por una reducción de jornada por cuidado de hijo -del 50 %-  que tenía concedida antes de que entrara en vigor el Decreto 149/2013.

En el momento en que al enfermero se le concedió la reducción de jornada por cuidado de hijo del 50 % estaba en vigor el Decreto 95/2006, en el que se preveían unas condiciones económicas más beneficiosas -«bonificada», en palabras del SES- para tales situaciones. Así, según ese Decreto 95/2006, si la reducción era de un tercio, se percibía el 75 % de las retribuciones; si era de la mitad, el porcentaje era del 60%.

El problema surgió cuando el enfermero solicitó una simple modificación del porcentaje de reducción de jornada (pasando del 50 % a un tercio). En ese momento es cierto que ya no estaba en vigor el Decreto 95/2006 sino el Decreto 149/2013, en el que ya no se preveían aquellas condiciones económicas más favorables. Las retribuciones a percibir ya no estaban «bonificadas» sino que se reducían en igual proporción a la reducción de la jornada.

El SES consideró que la modificación del porcentaje de la reducción de jornada que ya tenía concedida el enfermero era una nueva solicitud de reducción, y procedió a aplicar el Decreto 149/2013, dejando de abonarle ipso facto la reducción «bonificada».

En la demanda se alegó que la modificación del porcentaje de la reducción de la jornada por cuidado de hijo no era, ni de lejos, una nueva solicitud sino, simplemente, una variación de la ya concedida.

El Juzgado estimó la demanda del enfermero (defendido por la letrada de este Colegio, Dª María Ángeles Calzadilla Gamero), condenando en costas al SES. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.